Escribir salva la vida.

Escribir salva la vida.

Me veo obligado a escribir una vez más. No es por gusto sino por necesidad. En este preciso momento donde absorbo un aire viciado, tengo un revólver en la sien. Quieren saber todo y eso es bastante. Se los quise decir y tartamudeé tanto que no entendieron ni pito. “Mejor escribe chavo y así te dejamos en paz” Lo primero que escribí era que se fueran a coger a Elba Esther en una secundaria de Coyoacán. Seguían cada palabra que escupía. Se rieron y me soltaron un madrazo en la buchaca. Eso era lo que quería, tragar mi propia sangre, me impulsa ese líquido vital a usar una maldita Bic. Les voy narrando todo empezando por la semana pasada que fue el principio del fin. Me di cuenta que leían moviendo los labios y si usaba palabras que no entendían me daban un golpe en las costillas. Les dije, “vayan a buscar un diccionario, en este apestoso caserón seguro hay uno”. Que pendejo me vi dando órdenes a los matones. “Ya cabrón ¿que más?, ¿donde esta el botín? Sólo queremos saber la dirección y te dejamos en paz”.

Mi silla era incómoda , como arrancada de un micro . Me desataron un poco para escribir. Cuerdas de tlapalería me impedían correr. Primero el brazo derecho gozaba de libertad. En una de ésas paré y les dije que si me rascaba con la otra mano las palabras saldrían. Fueron a una esquina a hacer teamback ; sí me dejaron rascarme. “Oye oye pensé que te rascarías la cholla y no los guevos” . Pues para escribir lo siguiente se necesita escribir con eso.

Me acercaba al final de la narración, los mareé con estupideces, anécdotas, chistes, aventuras con música rock y no chistaban. Vi sus ojos llenos de entusiasmo, por una ventana el sol se asomaba. Renglones separaban mi libertad. No podía inventar la dirección porque me buscarían y harían carnitas conmigo, seguro me condimentaran demasiado, no he de saber bien. Con señas y pelos les indiqué el lugar del maletín. Les revelé que desconozco su contenido ,sólo brilla como si guardara un pedazo del sol. Me soltaron. Ésa ha sido la única vez que he tenido que escribir por obligación.

Anuncios

Acerca de desordenliterarioymas

table.lfmWidget20070723170711 td {margin:0 !important;padding:0 !important;border:0 !important;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmHead a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/header/chart/recenttracks_regular_black.png) no-repeat 0 0 !important;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmEmbed object {float:left;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmFoot td.lfmConfig a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/footer/black.png) no-repeat 0px 0 !important;;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmFoot td.lfmView a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/footer/black.png) no-repeat -85px 0 !important;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmFoot td.lfmPopup a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/footer/black.png) no-repeat -159px 0 !important;} intereses en literatura, musica, comics y videojuegos, tambien todo lo derivado de ellos.
Esta entrada fue publicada en cuentos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Escribir salva la vida.

  1. Isai Moreno dijo:

    Muy buen cuento breve. Da un giro de tuerca al título, que hacía pnsar en la trillada postura de los escritores de la escritura como forma de salvarse. La salvación de este cuento sí que fue pragmática, y, hecho curioso, el protagonista, a find e cuentas, hace leer a los secuestradores más de lo que ellos pretendían.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s