Bóton A

Botón AJosé Mario Aguilera Armendáriz -Dentro de ti hay una bomba de tiempo. No hablo en sentido figurado, ni te  invito a una reflexión; es literal: te di a comer una bomba microscópica de tiempo, no es un veneno, ni una sobredosis de medicamentos, es algo que con apretar el botón adecuado te destruirá el estómago. No lo voy hacer, todavía no.-No te creo ni madres, esa hamburguesa estuvo deliciosa y no hay forma de que te hayas metido a la cocina de este restaurante, estuviste conmigo todo el tiempo.-No me creas, te mostraré el control. Y sacó de su mochila rota, zurcida cada quince días, un control del viejo Nintendo, ese primero que jugamos muchos de niños, cuadrado y lo menos ergonómico posible. El A era para matarlo y el B para cancelar. Le explicó eso lentamente, sin espantarlo ni parecer un arrogante. El insistía en que le dijera los porqués.-¿Quieres saber por qué?, púes eso no existe. Simplemente siento que tu vida no va para ningún lado y nunca irá; además, probar mis experimentos en ti es más divertido que con un hámster o conejo. En ellos observé que no explotaban como deseaba, sólo brincaban y eso era todo, ¿no te parece aburrido? 

Su microbomba fue prohibida en su universidad, no le veían lo científico,  y en realidad no lo tiene. Sus pruebas eran pura destrucción sin sentido, dirían algunos. Como arrojar bolas de boliche sobre televisores, monitores de computadoras, radios, devedes, discmans y los recientes Ipods. Todo se aplastaba, todo crujía, la electrónica más avanzada era débil frente a las adversidades. Sus colegas pensaban que sus investigaciones servirían para las empresas, para que sus productos sean mas resistentes pero el nunca decía si o no a eso. -Pues aprieta el A para saber qué pasa, sigo sin creerte. Además arruinarás tu vida, te pudrirás en la cárcel .El restaurante está abarrotado, hay mesas a nuestro alrededor, con empresarios, universitarios, niños, madres. Las  meseras corriendo de un lado a otro, el tipo de traje diciendo, ¿todo bien? ¿Se les ofrece algo más? 

-¿Crees que lo haría aquí? pues no, recordé que tu jefe te obligo a recoger unas muestras de sangre en mi laboratorio, a las  6 de la mañana tienes que estar conmigo, a esa hora no hay nadie y no llegan los demás  hasta las 8:30 o 9. Me retiro, aquí esta la parte de mi cuenta y la propina, hasta mañana. Dejó el dinero en la bandejita con billetes y monedas, se puso la mochila al hombro y caminó. El sorprendido, angustiado veía todo lentamente. Pensaba que tenía toda la razón que era un bastardo que está obligado a ir a su pestilente laboratorio, se comprometió en recoger eso a la hora exacta. No encontraba el método en que introdujo  su aparatito a la hamburguesa, ¿y si fue en la bebida, que fuera del tamaño de una gota? Pensamientos absurdos giraban y no lo dejaban en paz y así estaría toda la noche. Pidió un café, sacó la revista que acababa de comprar, una de musica, en gran formato, en ella siempre recomendaban bandas raras y escribe gente extraordinaria. No podía  leer, las letras no tenían sentido, se le olvidaba el español. El café no se lo tomó, se lo tragó, se quemó la garganta . Se levantó y fue  a la caja. Por fin pensó algo positivo que si algo le pasaba podría demandar al restaurante y sacarle mucho dinero a esos empresarios transnacionales.Se dirigió al estacionamiento, manejó tranquilo con el radio acompañándolo, recordó que mañana a las tres de la tarde saldría al cine con su novia, que irán a ver una película de suspenso pero el después de lo que pasó decidiría ver una cómica o de aventuras. No había nada de tráfico, no se encontró con ningún molesto automovilista que le pegara al claxon como punchin bag. Los semáforos en verde, todo pintaba bien. Mañana no pasaría nada.Subió hacia su departamento, con la última canción que escucho en la radio, la tarareaba, bailaba. Se quedó con hambre y cenó leche y galletas mientras veía series gringas que le sacaban risas. Puso su despertador y olvidó todo lo de la comida, lo de su amigo extraño.

Sonó su despertador que programó con guitarrazos en vez de sonidos tradicionales, esta vez uno de Pete Townshed lo despertó. Recordó su movimiento clásico y para que fuera un gran día puso un disco de The who mientas se enlistaba. Desayunó cereal. Llegaría mucho más temprano de lo normal a su oficina. Igual que ayer, en la noche las calles estaban vacías; semáforos en verde. Nunca había llegado tan rápido. Se acercaba la hora de ir por las muestras de sangre, como su amigo después de esa broma se convertiría en un ex amigo sería algo de trámite: firmar unas hojas de diferentes colores y eso era todo. 5:40 tiempo de ir por su café, dirigirse al elevador y sorprenderlo antes.

disgorge cover 

La  máquina de café se atascó, el elevador no tardaría en llegar y para su sorpresa elken iba llegando. Compartirían el elevador. Se abrieron las puertas y de su mochila sacó el control, elken lo quería espantar pero su rostro era inmutable se había convencido a si mismo que todo era una broma pesada.-Listo, creo que quieres que apriete el botón A , te mueres de ganas de saber que pasará pues…-¡Pues, qué! ¿Lo vas hacer? ¿o no?, ¿Quieres terminar con esta broma de una vez?.-De acuerdo.Todavía no llegaban al quinto piso, el piso del laboratorio de elken cuando apretó el botón A. Su cara ya no estaba inmutable sino que sufría de ansiedad, de temor. Inmediatamente su estomago explotó, pedazos de tripas saltaron, resbalaban por las paredes color metálico del elevador. El sonido no fue tan escandaloso como deseaba elken pero resbalarse en sangre y tejido sí. Se desangraba más y más y no perdía el conocimiento. -Mmmaldditoo nooo eraaa unna bromma.-Pues no, idiota. fue fantástico, cómo no pude  grabarlo.En ese momento recordó las cámaras del elevador, no vio al vigilante en la entrada. El que hace guardia acababa de irse hace media hora. Nadie esta supervisando las cámaras. Sostuvo en sus brazos a su experimento, vio en el piso los pedacitos microscópicos de su bomba, eran las manchas amarillas en la sangre. Lo dejo sentado en la silla giratoria, le puso su gabardina. Fue a limpiarse rápidamente y a buscar lo necesario para dejar  impecable el elevador. 

-No te vayas a ningún lado, ahorita regreso.  Le dijo a su moribundo e inconciente amigo. Los números del elevador se iban iluminando, 5. 4 y en cada uno limpiaba y limpiaba. 3. 2. 1 quedó impecable como si nada hubiera pasado, brillaba y se reflejó para peinarse. Se abrió la puerta del elevador y lo esperaban los policías, el supuesto vigilante que se había ido y un refuerzo. 

Anuncios

Acerca de desordenliterarioymas

table.lfmWidget20070723170711 td {margin:0 !important;padding:0 !important;border:0 !important;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmHead a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/header/chart/recenttracks_regular_black.png) no-repeat 0 0 !important;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmEmbed object {float:left;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmFoot td.lfmConfig a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/footer/black.png) no-repeat 0px 0 !important;;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmFoot td.lfmView a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/footer/black.png) no-repeat -85px 0 !important;}table.lfmWidget20070723170711 tr.lfmFoot td.lfmPopup a:hover {background:url(http://panther1.last.fm/widgets/images/en/footer/black.png) no-repeat -159px 0 !important;} intereses en literatura, musica, comics y videojuegos, tambien todo lo derivado de ellos.
Esta entrada fue publicada en cuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s